12 nov. 2008

Sinopsis tambien de mi.

Dando vueltas en la mesa.
Nos sentamos, nos paramos
Hablamos bien y mal.
No nos hablamos, hasta faltamos el respeto a lo que pensamos para poder crear.
Ahí está la cuestión, la falta de respeto a lo que no creemos o sí.
A lo que tenemos miedo.
Con el único objetivo de ganarles, de poder entenderlos y tal vez hasta de hacernos amigos de ideas ajenas.
O no tanto, no hay mucho que develar en esta historia.
Todos somos Carlos, con un poco de Luis.
La locura de la ciudad, el trabajo que no nos deja ver un maldito amanecer, y yo que sigo reprochándome por no tener tiempo de hacer lo que siempre quise, no le dije te quiero a mi abuelo cuando pude, no salude por ultima vez a mi perro. No dije te amo cuando debía.
Y yo sigo acá.
Esperando…esperando,
pero un día digo basta y no me vasta, necesito desparramarme liberarme, soltarme.
Porque así es mejor, suelto.
Sin Hilo; todo es mejor sin hilo.
Un barrilete, un títere, un regalo desenvuelto;
todo es mejor sin hilo.
Lo que pasa es simple.Siempre la misma historia.
Por eso, damos vueltas en la mesa, y nos paramos….y nos sentamos.

PH.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Bueno antes que nada quiero felicitarlos por el trabajo y por esta historia tan linda pero sobre todo tan verdadera.
... Y tenés razón Pablo cuando decís que todos somos Carlos con un poco de Luis, pero como ya te lo dije mil veces para mi lo importante no es lamentarse por las cosas q uno se guardo en algún momento. Lo importante es tener siempre presente los buenos recuerdos y todo lo que dimos. Y también pienso que lo que nos da libertad es la pasión por lo que uno hace y quizá no conozco al resto de los integrantes pero compartí esta historia a través tuyo, y eso es lo que pude ver cada día: PURA PASION. Y demás está decir que espero y deseo seguir viéndola, pero estoy segura de que así va a ser.
Exitos! y de nuevo felicitaciones para todos...